TU ROPA DE ALGODÓN

28/04/2013

Amor líquido

Filed under: Ropa de Algodón — cele @ 4:21 PM

Amamantar no es solamente la mejor manera de proporcionarle al bebé un alimento especialmente hecho para su adecuada nutrición, para su aparato digestivo y para su salud, por los anticuerpos que recibe de la madre y la calidad e higiene de la leche materna. También es una forma de dar amor en forma líquida, de construir un vínculo estrecho entre la madre y su bebé, generando en él una sensación de protección y seguridad, valiosa para su desarrollo psíquico e intelectual y en ella una especie de mágica conexión que le resulta placentera.

21/03/2013

Día Internacional del Síndrome de Down

Filed under: Ropa de Algodón — cele @ 10:22 AM

El 21 de marzo se celebra el Día Internacional del Síndrome de Down, descubierto en 1959. Consiste en un desorden de los cromosomas que se caracteriza por unos rasgos físicos peculiares, predisposición a afecciones cardiacas, visuales y auditivas, y una discapacidad mental, que actualmente no se considera una enfermedad sino una condición de vida. La Organización de las Naciones Unidas instituyó este día para concientizar a la gente acerca de este síndrome, que afecta a unos cinco millones de personas en el mundo. Con una atención adecuada y una estimulación temprana, los niños con síndrome de Down pueden integrarse muy satisfactoriamente a la sociedad, estudiar, tener amigos, llegar a tener pareja y trabajos estables en la vida adulta. En el pasado, las personas con esta condición eran aisladas de la sociedad, se creía que no podían tener educación formal ni participar de las actividades comunes a la gente de su edad. Ciertamente, su capacidad de aprendizaje es más lenta, pero ello no significa que no puedan realizar determinadas actividades, deportes o trabajos. Un entorno familiar solidario, unos padres comprometidos con el mejor desarrollo de sus hijos, una sociedad abierta a integrar a quienes viven esta condición son fundamentales para proporcionarles una mejor calidad de vida y una vida adulta muchas veces autosuficiente. En todo ello, el amor es la mejor receta.

L.M.R.

07/03/2013

Día Internacional de la Mujer: en recuerdo de las costureras

Filed under: Ropa de Algodón — cele @ 8:29 PM

Una vez más, el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, que fue decretado en recuerdo de 146 trabajadoras textiles, que murieron trágicamente por un incendio en la fábrica de camisas Triangle, en Nueva York, en 1911. En aquellos días la explotación laboral y las pobres condiciones de seguridad industrial para las trabajadoras marcaron esta tragedia. Este recuerdo resulta sensible para COTTON SHOPS, por tratarse de mujeres que cosían para ganarse la vida. Un siglo después, las condiciones de trabajo de la mujer han mejorado, indiscutiblemente, aunque aún hay muchos lugares en el mundo en los que los trabajadores carecen de seguridad laboral y de salarios dignos. El recuerdo de estas mujeres nos hace reflexionar cómo en la historia del vestido el género femenino ha jugado un papel primordial. En la antigüedad eran las mujeres las que hilaban y cosían, las que probablemente inventaron los primeros instrumentos para coser. En algunas culturas tradicionales, puede verse aún cómo las jovencitas se entrenan en rudimentarios telares. La literatura está poblada de mujeres que bordan, tejen y cosen. En la tradición clásica encontramos a la reina Penélope, de la Odisea de Homero, tejiendo y destejiendo un traje de bodas en la espera de su heroico esposo Ulises, que tardó veinte años en regresar de la conquista de Troya. Con el tejido interminable lograba mantener a raya a los muchos pretendientes que querían casarse con ella, dando por muerto al héroe. Muy sugerente es la leyenda de la diosa Atenea, gran tejedora, que irritada porque la mortal Aracné tejía mejor, la convirtió en araña. En la tradición de los cuentos de hadas de Occidente, hay algunos sastres, como el sastrecillo valiente, pero son más frecuentes las costureras, desde la hermosa joven obligada a hilar oro, que recibe la ayuda del malévolo duende Rumpelstilkin, hasta la malvada bruja de la Bella durmiente, que trabajaba en su rueca, esperando a la princesita que se pincharía con el huso para que se hiciera realidad el hechizo de los cien años de sueño. También un caballero heroico, Yvain, el caballero del león, de una novela medieval, rescata a un grupo de doncellas, obligadas a trabajar por un hechizo mágico, encerradas en un castillo, cosiendo día y noche. La tradicional canción infantil “Arroz con leche” pide una esposa “que sepa coser, que sepa bordar”. La máquina de coser se inventaría muy tarde. Tuvo rudimentarias versiones desde el siglo XVIII y fue un importante invento del siglo XIX. Las máquinas más cercanas a lo que hoy conocemos como máquinas de coser fueron hechas por Elias Howe, en Estados Unidos, a mediados del siglo. La compañía Singer, fundada en 1851 por Isaac Merrit Singer popularizó su uso. Ello contribuyó de manera radical a la Revolución Industrial, que marcó de manera importante el trabajo femenino, aun cuando era peor remunerado que el masculino. Hoy en día, hay millones de mujeres en la industria textil, desde las humildes obreras herederas de las que recordamos cada 8 de marzo, hasta grandes diseñadoras de alta costura, algunas de las cuales han pasado a la historia como figuras legendarias. Por ejemplo, Coco Channel y, en particular recordamos a nuestra venezolana Carolina Herrera. En el Día Internacional de la Mujer, muchas felicidades a las mujeres que cosen, tejen, bordan y diseñan para vestirnos mejor.

L.M.R.

Un alimento intangible para el bebé: el amor

Filed under: Ropa de Algodón — cele @ 7:44 PM

Una imagen reiterada se encuentra en muchos lugares del mundo: la de madres que llevan consigo a sus bebés en la espalda o en el pecho, mujeres humildes, bien sea indígenas del continente americano, indias de la India o africanas. En múltiples culturas, las madres aprenden a hacer sus oficios cotidianos con sus bebés pegados a su cuerpo. Son madres humanas que parecen mamás canguro, que con gran habilidad trabajan la tierra, cocinan, asean su casa, con su bebé a cuestas. De esta manera, le comunican el calor de su cuerpo, su olor; están con el bebé cuando tiene hambre y resultan más atentas a sus necesidades. Los psicólogos han encontrado que de esta manera los niños ganan seguridad porque sienten el amor de la madre e, igualmente, quedan a salvo de la displasia de cadera con que nacen algunos pequeños. En la civilización occidental, con frecuencia se ha hablado de la necesidad de que los pequeños sean independientes desde muy temprano y se les deja, muchas veces, llorar por horas para enseñarles esto. Si bien, en el mundo complejo en que vivimos, no es siempre fácil para las madres moverse durante todo el día con sus bebés a cuestas, vale la pena recordar que los primeros meses pasan muy pronto. Si un bebé llora, el instinto de la madre es atenderlo. Hay que oír ese llamado. No necesariamente hay que tenerlo encima, pero en la medida en que el bebé sienta que está acompañado, que sus necesidades son atendidas y que, más allá del alimento y del pañal, sus padres lo acarician y lo miman, crecerá más seguro de sí mismo. En las últimas generaciones de padres eso parece estar más claro y ya se ven en las grandes ciudades padres y madres con sus bebés pegados a sus cuerpos en novedosos y diversos portabebés, con los cuales es posible transmitirles ese alimento intangible que es el amor.

L.M.R.

30/01/2013

¿Y el guardarropa masculino?

Filed under: COTTON SHOPS Moda,Ropa de Algodón — cele @ 9:03 PM

En el mundo de hoy, pareciera que la moda y la necesidad de tener una buena apariencia estuvieran dirigidas más a las mujeres. Hay menores variaciones en el tiempo en los atuendos de los hombres y se generaliza la idea de que ellos no tienen que estar demasiado pendientes de lo que se ponen. Sin embargo, en el competido mundo de hoy, la apariencia es la primera carta de presentación de una persona ante sus empleadores, jefes, subordinados, clientes y en el intercambio social cotidiano. Por eso, aunque varían mucho los tipos de vida, hay piezas que no deben faltar en un guardarropa masculino. En primer lugar, es necesario tener como mínimo un traje oscuro, para las ocasiones más formales. El pantalón debe ser liso y de corte recto y el saco o “paltó” debe tener la bocamanga coincidiendo con el inicio del brazo. Al doblar el brazo no debería subir mucho. Los pantalones, para que se vean elegantes, deben ser lo suficientemente largos, como para cubrir las medias. En un guardarropa básico no deberían faltar unos tres pantalones de corte recto, tonos oscuros y sencillos como azul, marrón, verde oscuro o gris combinables sin pliegues, entallados, de corte recto, que sean muy recursivos para combinar con distintos  sacos o “paltós” más bien formales. Igualmente, unas cuatro camisas de vestir, de manga larga, de colores lisos o con estampados discretos pueden combinarse con ellos. Al menos una de las camisas debe ser blanca. No hay que olvidar las corbatas, ese importante accesorio con el que los caballeros pueden jugar creativamente, pero que es importante que combinen con el color del saco o “paltó”. El guardarropa se complementa con ropa deportiva o más informal: un blazer, un par de chaquetas deportivas, un par de bluejeans, un pantalón kaki, algunas camisas de manga corta o unos prácticos polos que no requieren de plancha. Ni qué decir lo útiles y cómodas que son las franelas o camisetas, de las que es importante tener un buen número, pues con el uso pueden perder sus colores. Entre ellas no deben faltar una blanca y una negra. También es necesario tener los suéteres que el clima reclame. La ropa interior debe estar en perfecto estado, cómoda, que no apriete, pero que tampoco esté floja. Un buen surtido de medias de colores combinables con los trajes y pantalones completa el guardarropa masculino, donde aún caben los trajes de baño, shorts, monos deportivos para hacer ejercicio, pañuelos y cómodas pijamas. Según cada tipo de trabajo, habrá variaciones. En general, esto es lo básico. Sin embargo, para algunos caballeros, serán necesarias más prendas de un tipo que de otro o uniformes o bragas de trabajo. Habrá variaciones según los gustos. Algunos señores disfrutan de usar chalecos. Sin embargo, aunque no viste igual un ejecutivo que un profesor universitario, un guardarropa no puede dejar de tener ciertas piezas aunque varíe la cantidad. Por ejemplo, un artista tal vez prefiera no usar corbatas, pero no puede dejar de tener algunas, pues así lo exigen los diversos roles sociales que puede tener un individuo, que debe estar adecuadamente vestido para toda ocasión.

L.M.R.

26/01/2013

Algo sobre el algodón

Filed under: COTTON SHOPS Ecológico,Cuidados Textiles,Ropa de Algodón — Etiquetas: — cele @ 12:02 PM

Hay muchas cosas curiosas que decir de esta planta maravillosa malvácea, del género Gossypium, que se cultiva a una temperatura de 30 grados centígrados, de la cual viene buena parte de nuestro guardarropa. No tenemos suficiente idea de cuán importante es para nuestras vidas, a menos que imaginemos algunas escenas del pasado lejano. ¿Conocerían Moisés y su pueblo que atravesaba el desierto el algodón? ¿Cómo se habrá vestido Ulises, el héroe de la Odisea, en su viaje de regreso a Itaca si no sabía de este material? Sin embargo, el algodón es muy antiguo. Aparece ya reseñado en el Rig Veda, libro sagrado del hinduismo, del 1500 antes de Cristo. Herodoto habla de él como una lana vegetal usada por los indios de la India en el 443 antes de Cristo, lo que muestra que hasta ese momento era un material desconocido para los griegos. Estrabón y Plinio el Viejo también lo mencionan como una lana sacada de un árbol. El algodón era desconocido en Europa hasta el siglo VIII, cuando los árabes lo llevaron. De hecho, la misma palabra “algodón” es de origen árabe. Viene de “al qutn”, que se pronuncia como “al qutun”, de donde viene “algodón” y también la palabra inglesa “cotton”. Las primeras fábricas europeas de algodón son muy tempranas en la España árabe o andaluza. Se establecieron hacia el siglo X en Granada, Córdoba y Sevilla y los productos tenían una gran calidad. Hacia el siglo XIV había fábricas importantes en los Países Bajos y al sur de Alemania. Algunos cronistas españoles hablan de cómo los mexicanos precolombinos ya usaban el algodón. Colón ya lo documenta en la Isla La Española, pues los indígenas se vestían con prendas de algodón y hacían con este material sus redes de pescar. Los pueblos indígenas del Perú lo conocían desde hace más de 5.000 años. De hecho, en América ha habido especies naturales con colores como negro, rojo y azul, que se han perdido. Actualmente, algunas especies de color ocre y pardo se están rescatando. El algodón de Barbados se ha aclimatado muy bien en Egipto, de manera que el algodón egipcio es una de las especies más conocidas. En Venezuela, el cultivo del algodón fue parte de la actividad económica importante de lo que es hoy en día el Estado Mérida durante el siglo XVI. Se cultivaba en la parte media de la cordillera, pero durante los tiempos de la Colonia fue sustituido por caña de azúcar y café. Por supuesto, tiene también un capítulo oscuro el algodón, el de las plantaciones del Caribe y del sur de los Estados Unidos que florecieron entre los siglos XVII y XIX con mano de obra esclava. Millones de africanos fueron traídos a América, vendidos como mercancía y explotados en las plantaciones, muchas de las cuales eran de algodón. En Europa, el algodón fue clave en el desarrollo de la Revolución Industrial, pues las primeras industrias fueron industrias textiles. Hoy en día, el algodón es uno de los tejidos más difundidos y versátiles en todo el mundo, al alcance de las grandes mayorías.

L.M.R.

23/01/2013

Renovando el guardarropa femenino

Filed under: Cuidados Textiles,Ropa de Algodón — cele @ 7:23 PM

Una vez que ordenamos el closet es posible evaluar qué piezas de ropa hemos recuperado, qué nos falta y qué deberíamos comprar para renovar el guardarropa de una manera inteligente. Así, aprovecharemos mejor lo que tenemos y podremos adquirir nuevas prendas que, combinadas con las que ya teníamos, nos permitan lucir nuevos conjuntos, renovar, pues nuestros atuendos. En primer lugar, vale la pena considerar el tener conjuntos de dos o tres piezas, de colores neutros, que vayan bien con nuestra piel. Las pieles claras se realzan con tonos medios, nunca extremos; las morenas, con tonos pasteles. La posibilidad de combinar una chaqueta con pantalones o faldas diferentes a los del conjunto original nos permite una amplia variedad. Una blusa de manga larga puede usarse abierta añadiendo nuevos tops sencillos y unicolores a nuestro vestuario. Luce distinta si la arremangamos o no. Unos bonitos leggins de estreno, que realzan las piernas, pueden combinarse con ciertas blusas, minifaldas, vestidos o shorts. Un par de buenos blue jeans, uno claro para el día y otro oscuro para la tarde nos dan la posibilidad de tener diversas gamas de informalidad según las franelas o camisetas y blusas escogidas para acompañarlos. Algunas prendas dan impresiones muy renovadas con accesorios distintos, pañuelos o collares. En el closet no debe faltar un vestido negro liso, que pueda adaptarse a múltiples ocasiones según los accesorios que lo acompañen. No hay que restar importancia a los accesorios. Ciertas combinaciones de ropa pueden ser muy versátiles, como para usarse durante el día para ir al trabajo, con algunos, y para continuar para una celebración nocturna con otros accesorios. Igualmente, es muy útil un blazer o chaqueta de un color ampliamente combinable. Vale la pena, por otra parte, sacar partido a ciertos colores: las rubias lucen muy bien con los azules; las castañas y morenas con rojos y tonos cálidos; a las pelirrojas les sienta muy bien el verde oliva. Dedicar un tiempo frente al espejo para probarse diversas combinaciones de prendas puede ser muy grato y nos da una idea de cuánto partido podemos sacar al guardarropa que tenemos añadiendo apenas algunas prendas más.

L.M.R.

09/12/2012

8 de diciembre, día de la “Inmaculada Concepción”

Filed under: Ropa de Algodón — cele @ 8:11 AM

Una celebración de importancia para la Iglesia Católica en el mes de diciembre es el día de la “Inmaculada Concepción” de la Virgen María. Se trata de una fecha anticipatoria de la Navidad. Recuerda la visita del arcángel Miguel a una María muy joven. El arcángel le anuncia la decisión divina de que ella conciba un hijo del Espíritu Santo, que será el enviado de Dios, el mesías esperado por el pueblo judío. María contesta humildemente “Hágase en mí como has dicho”.  La escena remite a la idea de una madre virgen, símbolo de pureza. El culto católico a la Virgen María se inició en la Edad Media alrededor de la idea de la virginidad de María, lo cual le daba a la madre de Jesús un halo milagroso que la hacía sobrepasar la condición humana. El culto mariano dulcificaba así la religión viril en que se había convertido el cristianismo occidental.   Ofrecía el consuelo de una madre intercesora, sanadora y consoladora de los pecadores. El arte occidental se hizo eco de esta mirada sobre María, de tal manera que la escena del encuentro de María con el arcángel ha sido inmortalizada múltiples veces, pero ninguna de tanta inocencia como “La anunciación” de FraAngelico, pintor italiano del Cuatrocento, de quien se decía que se había asomado a los Cielos para poder pintar. De él diría Juan Ramón Jiménez en su Platero y yo, que pintaba el cielo de rodillas. Resulta asombrosa la necesidad de esa madre milagrosa cuya presencia se ha multiplicado en las diferentes advocaciones de la Virgen y en las numerosas apariciones que se registran en el mundo, como la famosa Virgen de Lourdes, en Francia. La madre protectora tiene también varias advocaciones en Venezuela: la Virgen de Coromoto, en Guanare y Naiguatá; la Chinita o Virgen de Chiquinquirá, en el Estado Zulia; la Divina Pastora, en Lara; la Virgen del Valle, en Margarita; la Virgen de Betania, en Miranda. Todas ellas son una y la misma, la madre del Niño Jesús, amorosa y rendida a los designios del Dios Padre, pero también la madre de un pueblo muy creyente y devoto.

L.M.R.

07/12/2012

¿Pijamas de Navidad? ¿Para qué?

Decíamos en una ocasión anterior que la Navidad es una fiesta fundamentalmente familiar, de la cual los niños son los grandes protagonistas. De hecho, la Navidad tiene como centro a la familia, es decir, a la Sagrada Familia: la dulcísima Virgen que mira con ternura al Niño Jesús recién nacido, arropado también por la mirada protectora de San José, que los pequeños contemplan encantados en el pesebre. La cena de Nochebuena es la gran fiesta esperada por todos. En Venezuela, se prepara una deliciosa cena para compartir en familia, en la que están presentes los manjares más apreciados, con la hallaca como la reina de los sabores de la noche. Se trata de una cena de medianoche. Algunas familias acostumbran a abrir los regalos luego de la cena; otras, prefieren esperar a la mañana de Navidad. Algunas familias colocan el Niño Jesús en el pesebre en los primeros días de diciembre, cuando lo elaboran; otras, lo hacen en la medianoche del 24 al 25. Sea como sea la costumbre, una linda idea de celebración es compartir en familia con pijamas de Navidad. Es una manera de elaborar un ritual íntimo que llena de alegría a los niños por el colorido y por el espíritu navideño contagioso que ilumina la época. Produce una sensación de comunidad, de complicidad. Se relaciona, además, con la costumbre muy venezolana de decorar los hogares con múltiples motivos navideños, que, además del pesebre y del árbol de Navidad, elaboran un ambiente especial: cojines, apliques, coronas navideñas, ángeles e imágenes de San Nicolás, el santo vestido de rojo que trae los regalos del Polo Norte. Su figura se alterna con la del Niño Jesús como proveedor mítico de los presentes navideños, aunque todavía gana este último, de manera que muchos niños llaman a los regalos “Niño Jesús”. Pues bien, recibir el “Niño Jesús” con pijamas de alegres colores puede dejar grabadas las Navidades en hermosas fotografías y en memorias inolvidables para todos los miembros de la familia.

L.M.R.

 

13/08/2012

Sobre los Juegos Olímpicos y la ropa deportiva

Filed under: Artículos Variados,Ocio y Deporte,Ropa de Algodón — Etiquetas: , — cele @ 3:10 PM

Recientemente, culminaron los Juegos Olímpicos 2012, que tuvieron lugar en Londres y mantuvieron en vilo a millones de espectadores en todo el mundo. Esta hermosa fiesta deportiva es una reedición moderna de los famosos Juegos Olímpicos de la antigua Grecia, en los cuales los atletas de distintas regiones griegas competían por el honor de su ciudad. Comenzaron en el año 776 antes de Cristo, en la ciudad de Olimpia; de ahí su nombre. Competían atletas varones, completamente desnudos. Los espectadores eran también hombres. A las mujeres se les prohibía asistir, bajo pena de muerte. Los atletas ganadores eran considerados héroes y homenajeados con coronas de ramas de olivo. Los ganadores atravesaban luego un hueco en la muralla de su ciudad, que era tapado inmediatamente, para que el triunfo no escapara de ella. La celebración de los juegos en Olimpia era un acontecimiento; incluso, marcaba la tregua en caso de que hubiese disputas o guerras entre las ciudades participantes. En recuerdo de estos juegos, el Barón de Coubertin tuvo la idea en 1894 de agrupar a 14 países en un Comité Olímpico Internacional, para organizar una olimpíada en Atenas. Esto se lograría en 1896, en esta ciudad griega. Los juegos fueron inaugurados por el Rey Jorge I. Participaron entonces 11 países y 311 atletas. La competencia de maratones recordó la carrera de 42 km entre el valle de Maratón y Atenas, hecha por un soldado llamado Filípides, que llevó la noticia a esta ciudad del triunfo de los griegos sobre los persas en el año 490 antes de Cristo. Según la leyenda, murió al llegar por la fatiga del esfuerzo. En las Olimpíadas de 1900, en Francia, se incorporaron las mujeres como deportistas, en las disciplinas de tiro con arco y tenis. Son famosas las Olimpíadas de Berlín de 1936, a las que Adolf Hitler quiso darles un viso político, para probar la superioridad aria. En ellas se destacó como gran campeón el norteamericano de raza negra JesseOwens. Hoy en día, participan países de todos los continentes. Es una hermosa fiesta cada inauguración en la que los delegados de cada país exhiben sus vistosos uniformes. Muy atrás quedó en el tiempo la competición de los atletas desnudos. En el 2012 hubo eventos relacionados con la ropa de los deportistas, como las críticas a los uniformes de la delegación española, fabricados por una compañía ruso-española, pues para muchos, se parecían demasiado a los uniformes de la delegación rusa. Sin embargo, para el inmenso público que, desde la tranquilidad de su casa, mira los juegos por televisión, se ha intensificado el gusto por el deporte y se ha incrementado la compra de ropa deportiva. Siendo este mes de agosto un mes de vacaciones para muchos venezolanos y, en general, para los países del hemisferio norte, es una oportunidad de proponerse hacer deporte. Si no se tiene oportunidad de asistir a un gimnasio, basta con comprar unos pantalones tipo mono, algunas franelas de algodón y unos buenos zapatos deportivos, para empezar a caminar, trotar o hacer ejercicio en los parques en los que se han ido instalando aparatos de ejercicio, o simplemente, ir de excursión. El cuerpo lo agradecerá y lo devolverá en salud.

L.M.R.

13/07/2012

Fiesta de pijamas para niños en vacaciones

Los niños entran en vacaciones escolares. ¡Auxilio! Verdaderamente, el fin de las clases trae consigo la necesidad de inventar formas de entretenimiento sanas y divertidas para ellos. Dependiendo de la disponibilidad económica y del trabajo de los padres, es posible para muchas familias planificar viajes de vacaciones, campamentos vacacionales y toda clase de cursos. Hay cursos para pequeños chefs, talleres de manualidades, de escritura creativa, de teatro, de títeres, de artes plásticas, cursos de natación, artes marciales, computación, prácticas deportivas y muchos más. Incluso con todo esto, las vacaciones escolares suelen ser más largas que las de los papás (a menos que estos sean docentes). Eso significa que los niños pueden pasar mucho tiempo en casa, aislados de sus amiguitos, frecuentemente entregados a los videojuegos o a la niñera Doña Televisión. Una actividad divertida, socializadora y económica puede ser una pequeña fiesta de pijamas. Cualquier día en que Papá o Mamá, o ambos, puedan asumir el cuidado de otros niños, puede hacerse con pocos recursos. Simplemente, consiste en invitar a unos pocos amigos a pasar la noche en casa. Se puede organizar con tiempo una cena ligera, el acompañamiento de chucherías (papitas, tostoncitos, maní, dulces), juegos varios o hasta una película casera. El traje para la fiesta es el más cómodo y económico: una pijama de algodón, muy fresca para nuestro clima, apropiada indumentaria para una sabrosa guerra de almohadas, para acampar en la sala o en la habitación del niño que invita, para saltar y reírse, para cantar karaoke, o hacer teatro, imitación de personajes o competencias en videojuegos. En el caso de las niñas, pueden agregarse desfiles de moda y juegos con las muñecas, además de todo lo anterior. El simple hecho de posponer la hora usual de ir a la cama y tener a unos cuantos compañeros en casa es ya una celebración para nuestros niños. Por supuesto, conviene preparar las reglas con anticipación, para que no haya un ruido excesivo que moleste a los vecinos, ni música estridente, ni comportamientos bruscos. La ventaja de una actividad de este tipo es que se tienen en casa menos niños que en una fiesta común y resulta más fácil el control. Se les puede permitir mayor libertad, con una vigilancia sutil, asomándose cada tanto para comprobar que todo esté marchando bien. Esta es una idea de muchas posibles para alegrar las vacaciones de nuestra querida progenie con poco gasto y mucha alegría. Puede ser, incluso, una forma de celebrar el Día del Niño.

L.M.R.

07/07/2012

¿Hombres flacos o delgados? La diferencia está en la elegancia

Filed under: Artículos Variados,COTTON SHOPS Moda,Ropa de Algodón — cele @ 4:03 PM

Ya ha ido pasando de moda la imagen del hombre musculoso, hercúleo, que se consideraba el ideal masculino, especialmente a mediados del siglo XX. Vamos notando cómo en el cine, en la fotografía comercial, en la televisión y hasta en la vida política,se proponen modelos más parecidos a la gente común que vemos en la calle. Sin embargo, si un hombre está por debajo del peso promedio para su estatura, conviene considerar de qué manera puede vestirse adecuadamente para no verse esmirriado y débil. En primer lugar, debe evitar la ropa demasiado ancha, pues parecerá un niño usando la ropa de su papá, como ocurría con la moda de los años ochenta. Las chaquetas mejores no deben ser ni muy cortas ni muy largas. Lo ideal es que lleguen hasta las nalgas. Es una buena idea usar chaquetas con hombreras, pues el cuerpo se ve más ancho. La talla escogida debe ser la apropiada: que las hombreras no sobresalgan del hombro ni que el corte del hombro esté por debajo de este. Si se busca una apariencia informal, se pueden elegir chaquetas más informales y hasta arremangarlas un poco, pues esto da sensación de mayor volumen. Para las chaquetas, es aún mejor si tienen doble solapa. Al elegir franelas o camisetas, o suéteres, estos deberían tener cuellos cerrados. Nunca en V, pues esto expone el cuello y las clavículas. Usar chalecos también añade volumen al cuerpo, si el clima lo permite. Las franelas y las camisas no deben estar muy pegadas al cuerpo. Si los brazos son muy delgados, vale la pena preferir el uso de las mangas largas en las camisas. Además, hay que tener en cuenta que no es bueno tener más de dos botones desabrochados. Acerca de los pantalones, no deben ser demasiado pegados al cuerpo. Los de corte recto, clásico, preferiblemente planos, y hasta con dobladillos en las botas son perfectos. Si tienen pinzas, mejor. Deben llegar por debajo de la cintura. Los tonos claros favorecen a la gente delgada, al igual que la ropa con estampados y diseños. También las telas más gruesas. Si todo esto se lleva con una postura correcta y una actitud de seguridad, los flacos no se verán tan flacos; serán hombres delgados de grata presencia.

L.M.R.

25/05/2012

¿Cómo llega una Ovejita a tu closet? Relato de una aventura

Todavía no había empezado la guerra. Hacía unos años, Hitler había intentado hacer un golpe de estado y había sido apresado por ello. Pero ahora era Jefe de Estado y tenía el poder: ya se olía el totalitarismo. No se sabe si eso tuvo algo que ver, pero ese día, Werner estaba ojeando una revista cuando algo lo hizo detenerse: una oferta de trabajo en el otro extremo del mundo. El nombre del país lo reconocía, lo había visto en una estampilla que le regalaron cuando era niño, para premiarlo cuando aún estaba en el colegio. Parecía cosa del destino, así que Werner Gams, partió como todo un aventurero a ese país, Venezuela, con toda su familia. La oferta era como técnico textil. Gams no se quedó mucho tiempo en el mismo puesto, pero sí el ramo. A los ocho años de haber llegado, y de pasar por varios empleos, lo decidió: montaría su propia empresa. Justamente en ese entonces el taller de Juan Vicente Gómez en Catia estaba botando un lote de máquinas de coser viejas. El alemán las compró como chatarra, logró repararlas con mucho esfuerzo, y con ellas, con muy poco dinero y con un socio capitalista, fundó Confecciones textiles WMG, ahora Textiles Gams, la empresa que hace las ovejitas de tu closet. Corría el año de 1945. En ese momento la empresa apenas tenía unas pocas costureras y un local alquilado. Los años siguiente no fueron fáciles: la empresa quebró y los socios se separaron en 1952. Pero el alemán, perseverante, no se dio por vencido. Tres años más de arduo trabajo dieron como fruto la compra de un local propio; ocho más, la construcción de un galpón. La dictadura había caído y el Grupo Ovejita siguió creciendo tanto que el espacio se le hizo estrecho y construyó su sede actual. En la década de los 70 comenzó otra aventura. No había casi materia prima nacional e importarla era una odisea: las leyes exigían hasta un 80% en impuestos, y pedir la exoneración era entrar en un laberinto burocrático. Ovejita decide entonces fabricar su materia prima. Funda su Procesadora de Algodón Amazonas con la mejor tecnología suiza y alemana para hacer hilos cardados y peinados de 100% algodón y tejidos de punto. La ovejita pasa a ser oveja y hasta madre, porque su familia sigue creciendo: incorporan ahora una empresa especialista en el blanqueo, teñido y estampado de los tejidos de punto (Tejidos Los Ruices) con un control de calidad tan estricto como el de Ovejita. Las camisas Ovejita ya eran muy populares. Su suave algodón, sus alegres y llamativos colores y su calidad y resistencia las hicieron ideales para toda ocasión. Llegaron a formar parte del guardarropa casual de los jóvenes para salir de paseo, han sido la camisa interior de los trajes de empresarios, son las prendas más frescas y cómodas para ir hacer excursiones en el Ávila y para hacer cualquier ejercicio, son parte de los uniformes de los niños del colegio y son las camisas más deliciosas y suaves para usar de pijama. En 1991 ya era hora de tener tiendas propias. Abriéndolas, Ovejita conoció a sus consumidores, sus gustos y preferencias. Y realmente han sabido descubrirlas. Sus prendas de venta ya incluyen linda ropita de bebé, pantys de todos los tipos (shorts, panty, hilo), interiores, camisetas, chemises, pantalones mono de ejercicio y camisas femeninas de todas las variedades: ajustadas, elásticas, de tiritas (sin hombros) tanto en lindos y variados estilos casuales para salir y como en modelos para ejercitarse. Todo en lindos diseños actuales con la comodidad y calidad de siempre. Ovejita es hoy en día una empresa familiar, en cuya junta directiva sigue estando aquel alemán soñador que la fundó, a través de su hijo llamado Werner Gams. Y hoy ya sabes que esa prenda Ovejita que está en tu closet y que quizás te pongas hoy fue confeccionada, incluso desde la fabricación del hilo, con la mejor calidad.

K.

20/05/2012

Frutos del telar para todos, la marca Fruit of the Loom

Filed under: Artículos Variados,Ropa de Algodón — cele @ 6:40 PM

Es muy interesante conocer las historias detrás de nuestras grandes marcas preferidas. Un símbolo que nos agrada ver en la ropa llamada “casual” (franelas, monos), en pijamas y ropa interior es ese logo que reúne manzanas, uvas verdes y moradas, hojas y grosellas. Tiene algo atractivo y hogareño y, además, lo encontramos en productos caracterizados por su calidad. En comerciales para la televisión, algunos actores famosos se han disfrazado de manzanas, hojas y uvas, como Rad Daly, F. Murray Abraham, Gene Steichen, Richard Steven Horvitz y Wayne Wilderson. No hemos visto esos comerciales en Venezuela, pero, igualmente la marca es muy conocida en nuestro país. Pocos saben que se trata de un logo con más de 160 años. En 1851, el norteamericano Robert Knight, que tenía una fábrica textil, visitaba a Rufus Skeel, el propietario de una pequeña tienda en Providence, Rhode Island. Este vendía sus productos, con unas etiquetas que elaboraba artesanalmente su hija. Eran los dibujos del logo que conocemos. El señor Skeel comentó que la ropa que llevaba las etiquetas se vendía mejor. Al señor Knight se le ocurrió entonces que este fuera el logo de la marca “Fruit of theloom”, que sería registrada en 1871 después de que se aprobaran en Estados Unidos las leyes de registro de marcas. La idea del nombre tuvo que ver con las resonancias en inglés con “Fruit of thewomb” (fruto del vientre), de origen bíblico. La compañía creció y formó parte de Northwest Industries. Luego hubo cambios de dueños a partir de 1985. Después de diversas vicisitudes, la compañía pertenece actualmente a Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, quien la compró en el año 2002 por 835 millones de dólares. Comercializan diversas marcas, como las BVD: Bradley, Voorhees y Day, así como Russell, Loom Fitfor Me, Fun Pals/Fungals, Screen Stars, Underoos. Algo que caracteriza a Fruit of the Loom es que produce sus propios hilos y tejidos textiles, es decir, tiene sus propios telares, lo que significa un gran control de calidad, pues la compañía está pendiente de todo el proceso de producción de esas prendas de algodón que resultan tan cómodas para poder estar tan cerca de nuestra piel, tan bien pensadas para gente de todas las edades, de colores alegres y siempre a la moda. Por otra parte, pocas compañías  pueden ufanarse de producir productos para niños, niñas, adolescentes y hombres y mujeres de todas las edades. Se trata, pues, de “frutos del telar” para todos.

L.M.R.

14/03/2012

Cuidados de las prendas de algodón

Filed under: Artículos Variados,Cuidados Textiles,Ropa de Algodón — cele @ 12:33 AM

¿Qué tienen en común todos esos niños venezolanos de franelas blancas, azules, rojas o beige, que vemos salir hacia sus escuelas o colegios cada mañana, con los niños de hace 7.000 años? El uso del algodón en las prendas de vestir. Nuestros antepasados de entonces ya habían descubierto como hacer hilo a partir de esta planta, que comenzó a cultivarse, antiguamente, en las zonas más cálidas del planeta. Ya había ropa de algodón en el antiguo Egipto, en la India y en el México precolombino. Hoy, su uso se ha extendido a los cinco continentes. Las telas de algodón son muy versátiles, pues permiten la transpiración cuando hay calor y no resultan pesadas cuando hay frío. Son las que resisten las más altas temperaturas en el lavado sin dañarse. Sin embargo, conviene tomar en cuenta algunos consejos para conservarlas por más tiempo. En primer lugar, antes de lavar cualquier prenda, es conveniente revisar las etiquetas para saber su composición, cuánto porcentaje de algodón o de fibras sintéticas tiene, qué temperatura máxima del agua resiste, si admite cloro o cloratos, si puede o no lavarse al seco, si admite o no plancha y a qué temperaturas. Es muy importante separar la ropa blanca de la ropa de color para cada lavada. Es frecuente que la ropa blanca de algodón vaya tornándose amarilla con el tiempo. Una forma de evitarlo es un remojo previo y agregar, en el lavado, un chorrito de jugo de limón y sal al detergente habitual. La lejía, en cambio, puede dañar la ropa. Para evitar que las prendas de color negro se vuelvan opacas, pueden lavarse con una mezcla de agua y cerveza. En el caso de las prendas de color, un remojo en agua con abundante vinagre previo al primer lavado, conservará los colores.Para la ropa del bebé, es necesario utilizar un detergente delicado. El algodón es la tela que mejor absorbe el agua, que penetra a profundidad las fibras y se escurre mejor con el centrifugado de la lavadora. Una forma de cuidar el ambiente y lograr mejores resultados en la limpieza de la ropa es lavar prendas con igual grado de suciedad, utilizar el detergente en cantidades adecuadas (ni tan poco, que deje las prendas grises, ni tanto que deje restos pegados en la ropa). El planchado de la tela de algodón requiere humedecer la prenda uniformemente, enrollándola, a menos que se utilice una plancha al vapor. Con estos consejos, garantizaremos que la ropa dure más y conserve por más tiempo su buena apariencia. Ello lo agradece el planeta y también nuestro bolsillo.
L.M.R.

03/03/2012

Si Adán y Eva fueran chinos. El desnudo y el pudor

Filed under: Artículos Variados,Ropa de Algodón — cele @ 1:27 AM

Un instante después de que Adán y Eva muerden la manzana, se oyen unos pasos, todo retumba, se les acelera el corazón… ¡están desnudos y ahí viene Dios! ¡Deben tapar rápidamente sus “vergüenzas”! Se hacen entonces taparrabos con hojas de higuera. Lo curioso es que ellos, de haber sido chinos, no se hubiesen tapado el pubis, sino los pies; de haber sido árabes se hubiesen tapado sólo el rostro. Por ejemplo, si Eva hubiese sido de la tribu karen de Tailandia, hubiese corrido a taparse bien el cuello. Y es que las mujeres padaung son esas que siempre llevan un collar de aros metálicos, que va creciendo cada año de vida, y se sienten desnudas sin ellos. Pero… ¿por qué corren a taparse? Por el pudor. ¿Y por qué no se tapan todos la misma parte del cuerpo?

Resulta que el pudor surge cuando lo privado se hace público (esta concepción va mucho más allá de lo sexual: incluye mostrar debilidades, secretos, etc). Y como lo que se considera privado y público varía de una cultura a otra, lo que en algunos desata una vergüenza terrible, en otros resulta algo completamente normal. Esto es parte de lo que  llamamos “convención social”.

En la India, por ejemplo, las mujeres no sienten ningún pudor en mostrar su abdomen (cosa que en algunos contextos de la vida occidental puede considerarse inapropiado), pero son incapaces de mostrar sus hombros, porque despertarían la lujuria de los transeúntes. Lo mismo ocurría en la época victoriana, en la que los hombros eran zonas erógenas, pero los pechos salían profusamente en todo vestido, como señalan los antropólogos Loy y Vidart. Según ellos, una mujer islámica pillada sin su burka o chador se levantaría la falda para taparse, aunque con ello mostrara su ropa interior. Unos hombres contaban cómo vieron una vez varias mujeres árabes bañándose desnudas en una piscina. Al sentirse observadas, corrieron a ocultar sus rostros con velos. Tal como las prostitutas turcas que, hasta finales del siglo XIX, siempre tapaban sus caras, aun teniendo el cuerpo completamente desnudo. Y es que nuestra cara nos identifica, mientras que sólo un cuerpo resulta menos identificable, más “genérico”.

Incluso dentro de una misma cultura varía lo que es impúdico. Llevamos con naturalidad mínimas prendas en la playa, pero seríamos incapaces de vestirlas en la oficina. Las multitudes de nudistas que fotografía Spencer Tunick no sienten vergüenza (al menos no tanta), porque están rodeados de gente desnuda: el cuerpo sin ropa, al hacerse público en todos, deja de asociarse sólo a lo sexual (que es lo privado para nosotros) y deja de producir tanto pudor. Es lo que ocurre con una modelo de clases de dibujo. Puede hallarse muy cómoda sin ropa ante los artistas (que ven su cuerpo como volúmenes, sombras y líneas) y, a la vez, sentirse desnuda estando vestida (por ejemplo, en la calle, frente a las miradas lujuriosas de espectadores masculinos). Y justo eso es lo que castigan en la tribu kwoma de Nueva Guinea: la vista. Como allí siempre están desnudos, poseen la norma de no observar los genitales de las mujeres. Para ellos lo privado en el cuerpo no lo definen las fronteras del vestido, sino las fronteras de la mirada.

El arte, por su parte, permitía desnudos alegóricos de diosas y vírgenes, cuando en la sociedad era impúdico mostrar siquiera el tobillo. En ese entonces, “Desayuno sobre la hierba” de Manet causó un gran escándalo, pues mostraba el desnudo de una mujer común ¡y además prostituta! que miraba directamente al espectador sin gesto de pudor alguno.

Irónicamente, taparnos el cuerpo no aplaca lo sexual, sino que lo intensifica. Lo oculto se convierte en objeto de deseo y despierta fantasías. Ya decía Freud que donde se hallaba el tabú se hallaba el deseo. Así, los pechos desnudos no son eróticos para los yanomami, cuyas mujeres siempre los llevan descubiertos, pero sí para nosotros los occidentales, que los ocultamos.

Finalmente, el pudor y la ropa nos sirven para cubrir y descubrir eróticamente. Podemos acentuar nuestros mejores rasgos con una franela ceñida o con unos leggins que dibujen nuestra silueta. Podemos realzar las virtudes de nuestro cuerpo con un bikini. Podemos jugar a vernos sexys simplemente usando pantys negras (las mujeres) y bóxers cortos ajustados (los hombres). Lo mejor del caso es que para todo ello ya no hay que usar corsés que nos asfixien: podemos disfrutar de la suavidad de telas como el algodón, que hacen que estar vestidos sea tan o más cómodo que estar desnudos. Curiosamente, con fibras naturales, como en recuerdo del Paraíso y los taparrabos de higuera.

K.

Powered by WordPress