TU ROPA DE ALGODÓN

03/02/2013

La moda ¿incomoda?

Filed under: Artículos Variados,COTTON SHOPS Moda — cele @ 6:07 PM

La moda ¿incomoda?

Desde el principio de la historia humana, los distintos pueblos tuvieron que diseñar formas de vestir de acuerdo con las necesidades del ambiente. Si los hombres y las mujeres del periodo Neanderthal iban casi desnudos, los Homo sapiens de las glaciaciones tuvieron que cubrirse con pieles. Los diversos climas y actividades determinaron por mucho tiempo con qué se cubrían las personas. Sin embargo, aparte de la utilidad, el vestido humano ha tenido también motivaciones estéticas y de estatus social a lo largo de la historia. La moda, como tal, comenzó a surgir como forma de diferenciar ciertos roles sociales, como el de sacerdote, por ejemplo, o la división social en castas. Un campesino medieval no se vestía como un noble. Un hacendado del cacao en la Venezuela del siglo XVIII no se vestía como un esclavo que recogía la cosecha. Si observamos los trajes a través de la historia de la pintura en Occidente, encontraremos cómo ha ido evolucionando el vestido y las diversas modas; por ejemplo, los tocados de las damas, los anchos de las faldas o cómo desde la vestimenta colorida masculina de la Florencia renacentista, en Italia,  llegamos al traje burgués de saco y corbata actual. Es interesante preguntarse cómo fue que la sociedad francesa del siglo XVIII llegó a la adoración de las pelucas blancas, que traspasaron fronteras hasta la América colonial o por qué los peinados de María Antonieta se construían como edificios con muchas capas de pelo y adornos como grandes barcos. Sus peluqueros debían usar una escalera. La necesidad estética del ser humano se relaciona con lo que se considera bello en cada momento, lo que por supuesto incluye  la forma de maquillar el cuerpo o intervenirlo con tatuajes, piercings o zarcillos y los vestidos elegidos. Hoy en día, con la masificación de la industria textil, existen menos diferencias entre lo que usan los pobres y los ricos. Las diferencias se dan más por las marcas y el lujo de los tejidos que por los diseños. Sin embargo, en nuestro siglo se ha suavizado la tiranía de la moda propia de décadas anteriores, que uniformaba a grandes grupos sociales. Curiosamente, la moda sirve a ese humano deseo de la gente, que necesita un sentido de pertenencia a un grupo. Por ejemplo, los adolescentes, que quieren afirmar su propia autonomía con respecto a sus padres y ser originales, terminan por parecerse demasiado entre ellos, pues eligen usar las mismas cosas, es decir, lo que dicta la moda. Así se afirman como una generación diferente a las anteriores, que se identifican por sus maneras de vestir, actuar y hablar. Ahora bien, la industria textil de nuestro tiempo tiene un inmenso abanico de posibilidades para escoger y la moda parece ser cada vez más inclusiva. Por ejemplo, si el viejo canon de belleza era el de las mujeres muy delgadas, actualmente, hay también modelos para gente más grande. Las nuevas sociedades admiten la multidiversidad y alientan estilos más eclécticos que van con la personalidad de cada uno y con los gustos de cada generación. Hoy en día es posible combinar de manera más audaz estilos, tejidos y colores; hay más prendas que lucen bien tanto en situaciones formales como informales; por ejemplo los blujeans o las camisetas, dependiendo de qué accesorios y combinaciones los acompañe. También hay una oferta mucho más amplia de posibilidades de vestir que en toda la historia de la humanidad. Eso permite una mayor libertad a la hora de vestirse y de acogerse o no a determinada moda, pues no es la única. El individualismo de nuestros tiempos nos permite encontrar en la amplia oferta lo que más nos conviene, nos gusta y nos permite proyectar la imagen que queremos de nosotros mismos.

L.M.R.

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress