TU ROPA DE ALGODÓN

01/05/2017

Solo 8 horas de trabajo, ni una más”: 1 de mayo, Día del Trabajador

Filed under: Artículos Variados,COTTON SHOPS Histórico — Etiquetas: — cele @ 2:06 PM

En Venezuela, como en una gran cantidad de países en el mundo, celebramos el 1 de mayo el Día del Trabajador, una de las efemérides más importantes de nuestro tiempo, pues más allá de una celebración es un recordatorio de que los trabajadores, desde el comienzo de la Revolución Industrial, han luchado por reivindicaciones que hagan más humana la relación entre ellos y los patronos. Las condiciones de trabajo eran, al comienzo de la Revolución Industrial, terriblemente infrahumanas. Por salarios de miseria, hombres, mujeres y niños trabajaban diez, doce o más horas diarias, muchas veces exponiendo su salud y hasta su vida en minas y fábricas. En muchos lugares ello sigue siendo así. Buena parte de esa historia ha sido contada por la literatura. Escritores como el inglés Charles Dickens, autor de la célebre novela Oliver Twist, denunciaba la explotación de los obreros en Inglaterra y hasta de los niños en el siglo XIX. En Venezuela, lo hizo, a su vez Ramón Díaz Sánchez en una novela importante, Mene, que denunciaba la explotación de los trabajadores de los campos petroleros en la primera mitad del siglo XX. La celebración del 1 de mayo fue decretada en París, por primera vez, en 1889 por el Congreso Obrero Socialista en recuerdo de los llamados mártires de Chicago, quienes iniciaron una huelga en 1886 un primero de mayo. Exigían que se cumpliera la Ley Ingersoll, decretada por el presidente Andrew Johnson, que establecía una jornada diaria de ocho horas, ley que no se estaba cumpliendo. A partir de la huelga de Chicago, estallaron cinco mil huelgas más en Estados Unidos. En los días siguientes se hicieron violentas en Chicago. El día 3 la policía reprimió a los manifestantes y murieron 6 personas. El día 4 se hizo una protesta pacífica frente a la fábrica de Mc Cormick, que reunió a 20.000 personas. Sin embargo, la policía reprimió violentamente a los manifestantes. Una persona desconocida lanzó un explosivo a los policías, que mató a uno de ellos. Los policías dispararon contra la multitud y hubo muchos muertos y heridos. Apresaron a cientos de sindicalistas, que fueron golpeados y torturados. Ocho personas fueron juzgadas en un juicio irregular. Cinco de ellas fueron condenadas a la horca y tres a prisión. El escritor cubano José Martí, como corresponsal del diario La Nación, de Buenos Aires, describió la ejecución de los obreros de Chicago. Finalmente, las empresas concedieron las ocho horas de trabajo. En recuerdo de los mártires se estableció el Día del Trabajador en muchos países del mundo. Curiosamente, en los Estados Unidos se celebra el primer lunes de septiembre. En Venezuela, los primeros sindicatos comenzaron a organizarse en 1936, luego de la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, durante el gobierno del General Eleazar López Contreras, quien los apoyó. Ya en 1936 hubo una primera huelga petrolera, por las condiciones de trabajo en los campos petroleros administrados por empresas transnacionales. En 1937, los trabajadores pedían libertad de reunión, derecho de huelga, mejoras salariales y reivindicaciones sociales. En 1938, López Contreras decretó el 24 de julio, día del nacimiento de Simón Bolívar, como Día del Trabajador. Su sucesor en la presidencia, el General Isaías Medina Angarita, cambió la fecha por el 1 de mayo. Durante el gobierno de la Junta Revolucionaria Cívico Militar, Rómulo Betancourt, al frente de la misma, lo declaró feriado y con derecho a pago. Los primeros sindicatos fueron la Federación Obrera de Venezuela y la Confederación de Trabajadores de Venezuela. El tiempo ha pasado y muchas han sido las luchas por mejores condiciones de trabajo. Falta aún mucho por hacer tanto en Venezuela como en el mundo. Las condiciones a veces mejoran y luego empeoran, por lo cual los trabajadores una y otra vez hacen protestas. Cada 1 de mayo, los sindicatos venezolanos organizan marchas de trabajadores que recuerdan la necesidad de continuar luchando por mejores acuerdos con los patronos, tanto los empresarios como el Estado mismo, el mayor empleador. En nuestro país, se ha considerado muy importante el haber logrado contratos colectivos en muchas empresas públicas y privadas.

L.M.R.

Powered by WordPress